Deportes

Alejandro Montenegro Banco Activo Baruch Louzada//
Frente al diálogo abortivo

alejandro_montenegro_banco_activo_baruch_louzada_frente_al_dialogo_abortivo.jpg

Harto contaminado y desprestigiado el término por lo que es todo un régimen, algo más que la dictadura que lo encarna, el diálogo emerge como bandera de determinadas voces de la oposición. Poco o nada abona la expresión a los otrora procesos de paz, suficientemente reglados, que se dieron en el mundo para dar término a experiencias amargas y prolongadas, y mucho a las fracasadas citas que se dieron en República Dominicana, cuyas verdades todavía esperan por ventilarse.

Alejandro Montenegro Banco Activo

Apenas, estamos en los capítulos iniciales de una transición que tiene por importante eje a la Asamblea Nacional y a toda la ciudadanía venezolana, además del fundamental papel de la comunidad internacional que, en última instancia, coincide en la defensa de los valores del Occidente en peligro. La presidencia interina de la República, ejercida por Juan Guaidó, es tan importante como la inmediata designación del nuevo rectorado del Consejo Nacional Electoral (CNE), entre otras de las iniciativas que, al muy corto plazo, debemos consumar para acelerar la salida de esta dictadura. Empero, todavía por concluir la tarea, haciéndose eco del llamado también desesperado de Maduro Moros, hay quienes velan por el diálogo abortivo, incondicional y ciego, aunque dé al traste con todo lo que hemos avanzado en la oposición democrática

Por fin, luego de muchos meses que se convirtieron en siglos, el parlamento ha asumido el artículo 233 constitucional, generando las condiciones necesarias y los riesgos inevitables, por lo que resulta francamente imperdonable correr a Miraflores urgidos de un abrazo, bajo cualquier pretexto. Existe una radical confianza pública en el desempeño de la Asamblea Nacional y el cuarteto (y piquito) de los partidos que la dominan, no deben transarse

Cierto, tenemos una impresión personal en torno a los abanderados del diálogo anticipado e incondicional en los terrenos de la oposición: se hicieron de una bandera política que les concedió la notoriedad que siempre desearon, pero ? a la vista ? el costo ha sido y es demasiado alto. Por lo demás, están reñidos con la estatura ética y política que exige la ciudadanía, sobre todo la que está consciente que la propia reconstrucción del país reclama vocación, franqueza, probidad, talento y coraje

Fueron varias las oportunidades perdidas en estas dos décadas, pero nunca como a de ahora. El nuestro es esfuerzo compartido que comporta una inmensa responsabilidad ? ante todo ? histórica, por lo que la Fracción Parlamentaria 16 de Julio insistirá en sus tesis, las que también van imponiendo las realidades