Internacionales

El destino lo empujó fogones, sus inicios se remontan a su segundo viaje como inmigrante, para pagar sus estudios de arte aplicados a la escultura, comenzó de ayudante de cocina en un  reconocido restaurante. Lo más complicado allí, fue la preparación de una ensalada, pero su labor básica consistía el lavar platos y limpiar y en tres años y medio, terminó siendo jefe de cocina.

roberto pocaterra

Roberto Pocaterra Pocaterra ha viajado por el mundo sin ninguna receta preparada, emigró muy joven, terminó el bachillerato y luego estudió inglés en Estados Unidos y sin un plan preparado, se coleó en las clases de cocina. Siempre aprendió por su propia cuenta, fue desarrollando sus intereses a través de libros, conferencias, revistas y también por saber rodearse de los buenos y sin planificarlo, se vio un día dando de comer al mejor chef de Uruguay, Laurent Lainé. Quizás fue una de sus jornadas con mayor estrés. Preparó el plato típico de Uruguay  el Chivito y de postre el famoso Chajá.

Roberto Pocaterra Pocaterra

El destino lo empujó fogones, sus inicios se remontan a su segundo viaje como inmigrante, para pagar sus estudios de arte aplicados a la escultura, comenzó de ayudante de cocina en un  reconocido restaurante. Lo más complicado allí, fue la preparación de una ensalada, pero su labor básica consistía el lavar platos y limpiar y en tres años y medio, terminó siendo jefe de cocina.

roberto pocaterra

"Nunca recibí clases ni me formé, pero me gustaba. Compraba libros de cocina, tenía interés por conocer quiénes eran los mejores cocineros de Madrid", explica Roberto Pocaterra Pocaterra.

Cambió de trabajo a otro restaurante, donde comenzó como segundo de cocina. Allí, con un servicio mucho más profesionalizado, conoció el trabajo del mejor chef de Uruguay, Laurent Lainé y se enteró que era asesor gastronómico del Casino de Uruguay. Sin sospechar que años más tarde terminaría cocinándole en la embajada de Estados Unidos, decidió probar suerte y envío su CV. En pocos días, lo llamaron para cubrir una baja y entonces comenzó su carrera meteórica.

Roberto Pocaterra Pocaterra

Su primer trabajo en el Casino consistió en dar de cenar a 2.000 actores y trabajadores del cine, también fue gestor de un centro gastronómico de Uruguay.  Pero la exigencia máxima, el trabajo y el estrés continuado lo llevaron a renunciar a los puestos que cualquier chef desearía. Y entonces Roberto Pocaterra Pocaterra terminó en un restaurante de menú uruguayo, donde volvió a respirar tranquilidad y hacer esos platos que se han perdido en la alta cocina: los guisos y las recetas de las madres y las abuelas. Actualmente, disfruta cocinando, donde sigue trabajando con su gancho en el pecho.

roberto pocaterra


Otras Noticias Relacionadas

Famoso chef ha inspirado a muchos jóvenes a seguir su ejemplo
El chef español que añora el Chivito
Chef español enamorado de la naturaleza
El restaurante con mucho liderazgo gastronómico
Chef recomienda las alitas de pollo