Negocios

Si recibe un correo del SAT, revise que no sea apócrifo

Rocio Higuera, Periodista Rocio Higuera
Así será la boda de Manuel Valls y Susana Gallardo a la que no irá Albert Rivera

El correo electrónico es una de las herramientas más comunes por medio de las cuales podemos recibir cualquier tipo de información, entre ésta de nuestra situación fiscal.

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) utiliza este medio para comunicarse con los contribuyentes a través del Buzón Tributario para invitarlos a regularizar su situación en caso de contar con pendientes respecto al pago de sus impuestos.

Aunque es un medio eficiente y rápido entre el fisco y la ciudadanía, los delincuentes aprovechan esto para, a través de correos falsos a nombre de la dependencia, robar información de los usuarios y hacer mal uso de ella.

Ante este escenario, es importante reconocer algunas señales y características en caso de encontrar en nuestra bandeja de entrada correspondencia de esta índole y evitar ser víctima de fraude.

Hasta junio de este año, la autoridad fiscal identificó 2,262 cuentas de correo apócrifas, así como 13 sitios web con los cuales los defraudadores pretenden suplantar la identidad de dicha dependencia.

Luis Velázquez, estratega contable de la empresa especializada en sistemas de contabilidad Aspel, explicó que los ciudadanos cuentan con distintos medios para detectar que la información enviada es falsa.

Una de ellos es revisar el Buzón Tributario para corroborar que existe alguna notificación por parte de la autoridad hacendaria.

Incluso, a través del buzón se puede determinar alguna situación fiscal que se requiera solventar sin necesidad de llamar por teléfono o acudir a un módulo de atención, y agregó que el SAT da un plazo de 15 a 20 días para que la información se actualice, por lo que en ese plazo, podrá solicitar una nueva emisión de una opinión de cumplimiento.

“Al ingresar con el RFC y la e.firma puede verificar si existe alguna notificación; si no la hay, quiere decir que el correo no es procedente. Es importante siempre revisar el Buzón Tributario, ya que está vinculado con el correo electrónico que proporciona el contribuyente. En ocasiones, las notificaciones no llegan de manera inmediata, por lo que se recomienda revisar periódicamente estas notificaciones para checar que no hay requerimientos por parte de la autoridad”, precisó.

Indicó que un dato fundamental cuando llega uno de estos correos es revisar el dominio del remitente, el cual debe ser @sat.mx Si no proviene de éste, se debe descartar de inmediato.

Velázquez dijo que otro dato para identificar la veracidad del contenido del correo son los términos y conceptos dentro del cuerpo de correo, de los cuales algunos ya no se usan en el argot fiscal.

“Se ha detectado que esos e-mails señalan que la persona tiene deudas tributarias, cuando en el lenguaje contable ese término no se utiliza”, insistió.

Expuso que, en ocasiones, los defraudadores colocan un número de folio dentro del correo falso; en ese caso, el usuario puede verificar la procedencia del mismo directamente en la página del SAT en la sección Consulta la carta invitación, la cual, al capturar dicho número, le permite validar si esta acción fue hecha o no por el fisco.

Simón Díaz, director de la plataforma contable El20.mx, insistió en no dejarse llevar por el primer correo que llega y menos si el contribuyente no está actualizado con su situación fiscal.

No brinde información Si a usted ya le enviaron este correo, tenga cuidado. De acuerdo con el estratega contable de Aspel, la solución más adecuada para este tipo de e-mails es eliminarlos y marcarlos como spam.

También indicó no descargar ningún tipo de archivo ni tampoco abrir ninguna liga adjunta, y mucho menos enviar información.

“Lo que buscan los defraudadores es extraer datos e información. El modus operandi es que alertan al contribuyente de algún adeudo de tipo fiscal; en muchos casos señalan cierto monto para que se liquide en línea y se proporcionen los datos bancarios para hacer el pago del adeudo”, alertó.

Recomendó denunciar este tipo de direcciones falsas en la página del SAT, mismas que se pueden consultar en el apartado ¡No se deje sorprender!

Si ya fue víctima Si por desgracia fue víctima de este tipo de fraude, los especialistas fiscales recomiendan avisar de inmediato al SAT y cambiar lo antes posible sus contraseñas, así como revocar su firma electrónica y solicitar una renovación de la misma.

El estratega de Aspel explicó que si se proporcionó información bancaria, se debe dar aviso al banco y modificar las claves, además de solicitar la cancelación del número del plástico proporcionado.

Agregó que se debe levantar una denuncia en el Ministerio Público y darle aviso al SAT para deslindar responsabilidades en caso de cualquier operación realizada.

“Se debe avisar a las autoridades para que, en caso extremo de que se haga mal uso de la información del contribuyente, por lo menos se tengan los elementos necesarios para deslindar responsabilidades y que se tenga el precedente”, afirmó.

Simón Díaz destacó que se debe revisar las facturas emitidas y recibidas, y en caso de detectarse emisión de facturas por parte de los delincuentes, cancelarlas lo antes posible.

“Si al revisar su situación fiscal detecta operaciones o movimientos que no realizó, deberá dar aviso al fisco y cancelar todo. Lo que los delincuentes hacen es facturar a nombre del contribuyente, lo cual puede perjudicar la situación fiscal, ya que ante el fisco parece que genera más ingresos y eso significa que debe pagar más impuestos”, precisó.

Advirtió que este robo de información puede derivar en un robo de identidad fiscal que sirve para abrir cuentas bancarias.

Archivado en:

SAT correos electrónicos fraudes por internet spam