Política

Educación Holística: la educación integral de los nuevos tiempos

La OMS advierte que errores médicos causan 2,6 millones de muertes al año

La educación se innova año tras año para generar espacios donde el alumno aprenda con más participación y significado, dejando atrás las tradicionales clases en el aula y creando metodologías que ayuden a desarrollar las capacidades de creación, innovación y desarrollo personal. Ante este panorama, surge la educación holística con una visión que reconoce, concilia y desarrolla al ser humano como una entidad multidimensional en relación con el medio.

La educación holista es una propuesta para trascender la educación convencional, hacia un contexto de aprendizaje donde el alumno desarrolle su autoconocimiento, búsqueda de sentido, principios de convivencia en su contexto cultural, y se reconozca en convivencia con la naturaleza, sociedad y universo.  De esta manera se pretende crear una integración con todos estos elementos dando prioridad al desarrollo integral de cada alumno.

“Escuchamos con frecuencia que vivimos en una crisis de ética y valores o que estamos causando perjuicio al medio ambiente. Entonces surgen algunas preguntas como: ¿la educación tradicional tiene algo que ver con el analfabetismo emocional e insensibilidad ambiental actual?, ¿Qué acciones están tomando las instituciones educativas para formar seres humanos más íntegros, que lideren el cambio y transformación para mejorar el bienestar social y el equilibrio con la naturaleza?  Es ante estas interrogantes que la educación holística surge como una tentadora propuesta para las diversas instituciones y centros educativos”, indica Hernán Tovar, especialista y promotor educativo del Nido Villa Sonrisas.

Desde hace varios años, UNESCO nos invita a participar y crear una educación más humana, más holística, que reconcilie los aspectos cognitivos, emocionales y éticos. Por ejemplo, una propuesta educativa holística peruana que se está difundiendo en diferentes países de América y Europa es la Metodología ASIRI, “sonrisa” en quechua, fundamentada a través de estudios sobre diferentes pedagogías activas e innovadoras.

“ASIRI es una propuesta que desarrolla actividades como el Aprendizaje Basado en Oficios, que es ‘aprender haciendo’ usando los 14 Oficios ASIRI.  Cada oficio (textilería, astronomía, albañilería, alfarería, pintura, cocina, entre otros) es un estímulo para las inteligencias múltiples, el cultivo de virtudes humanas, y el desarrollo de la salud socioemocional del estudiante. ASIRI también se distingue por incorporar herramientas de la sabiduría ancestral humana, como el yoga, meditación, mandalas. De este modo se genera un contexto emocional positivo, que favorece el aprendizaje significativo, vivencial, estimula la conciencia con los semejantes y con el medio ambiente, y brinda sentido de trascendencia y propósito al alumno”, señala Tovar.

La educación es un pilar esencial en el desarrollo humano del país.  Hoy existen aún muchos retos urgentes para mejorar la educación, es por ello que, nidos y colegios como Villa Sonrisas u otros que utilicen metodologías educativas innovadoras y humanistas son una buena alternativa frente a los nuevos desafíos de la enseñanza.