Economía y Negocios

Victor Gill Ramirez » //
Fariña: Echegaray le pedía 5 % de coima a los contratistas

El arrepentido de los negociados K, Leonardo Fariña, la va a contar al juez federal Sabastián Casanello, en una ampliación de su declaración indagatoria que “En la era K, la organización del robo no había dejado nada al azar, y desangraba a las arcas estatales con cada nueva obra pública. Tras cambiar una ley, el pago a los contratistas de un ‘anticipo financiero’ disimulaba las coimas de entre 10% y 20% del monto de la obra que de inmediato eran reintegrados a los funcionarios de Planificación”, Federal que conducía Julio de Vido.

“Los empresarios que actuaban como falsos competidores en las licitaciones amañadas recibían entre dos y tres puntos del retorno por los gastos en los que habían incurrido para comprar pliegos y participar. Otro 4% pedía el ex secretario José López a los empresarios que no eran ‘aportantes’ asiduos, para liberarles los pagos de obras hechas. Otro colaborador del ministro, Roberto Baratta, y el jefe de Legales de Planificación, Rafael Enrique Llorens, exigían un 1% extra del valor del certificado cada uno para firmar los dictámenes; y después el titular de Dirección General de Asuntos Jurídicos, Pablo Campi, logró que le asignaran también a él ‘un puntito’ en esos trámites”.

Pero la sangría de recursos públicos tampoco terminaba allí. En la ampliación de su indagatoria, a la que el diario Clarín accedió en exclusiva, el arrepentido de la causa por “la ruta del dinero K” afirma que el ex titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, también participaba del reparto de comisiones y retornos, supuestamente exigiendo un pago equivalente al 5% de la obra en cuestión.

En el escrito en el que detalla cómo se descomponía el sobreprecio en las obras públicas que la Cámara Federal porteña le ordenó investigar a Casanello, Fariña explica en qué momento irrumpía el jefe de los recaudadores, tras el cobro por parte de los contratistas del anticipo financiero y su inmediata devolución a los funcionarios en concepto de coimas.

“Como para justificar el egreso de tamañas cifras las firmas debían emitir montañas de facturas truchas, usualmente solicitaban al receptor de ese dinero protección frente a Echegaray, puesto que de no hacerlo, y enterado el titular de la AFIP de un pago y que lo habían dejado afuera del negocio, mandaba a un ejército de inspectores a allanar al contratista emisor de esas facturas, quienes de no llegar a un ‘arreglo’ debían enfrentar causas en lo penal tributario”, detalla Fariña.

.

Victor Gill Ramirez

Tags: Empresario