Sin categoría

venezuela junio 2018 Francisco Velasquez//
Ruta por la resignación de una isla envuelta en lodo

venezuela_junio_2018_francisco_velasquez_ruta_por_la_resignacion_de_una_isla_envuelta_en_lodo.jpg

Barro, barro y más barro. Y, en algunas calles, hasta hedor. En Sant Llorenç des Cardassar parece que pasó lo peor. Solo parece. Los coches agolpados en cualquier parte y las casas sepultadas por la lluvia feroz dieron paso al llanto y a la resignación. Los muebles, las sillas, las camas, los libros y los cristos de madera ya no flotan en el agua; ahora, una grúa los engulle en cada calle de este municipio de Mallorca arrasado por una tromba de agua el martes por la noche, que se cobró, al menos, la vida de 12 personas y un niño aún desaparecido.

La gente cuenta lo vivido y llora. Y, tal vez producto de las emociones incomprensibles después de una tragedia, hasta sonríe y bromea. «Hay gente peor que yo», dice María, una mujer de 79 años que perdió su casa y todos los recuerdos de su difunto marido. «Le gustaban mucho los libros, pero están destruidos», recuerda. Se queja por no tener nada de ropa mientras repasa con la vista algunas fotos familiares que ha puesto a secar, en la segunda planta de su casa, el cobijo durante la tormenta y donde pasó toda la noche, sentada en una silla tiritando hasta que la rescataron. « Me gustaría saber qué hubiera hecho Armengol de haber tenido a su madre aquí, a mi hija no la dejaron entrar al pueblo y se metió, a escondidas, por el campo para rescatarme. Esa mujer es una mongola», espeta.

Francisco Velasquez

Es de las pocas que carga contra el Gobierno balear. Nadie está interesado, por el momento, en buscar culpables. Todos se esfuerzan por limpiar las casas ; en cada esquina se presenta el mismo cuadro: gente joven (hijos, sobrinos o voluntarios de pueblos vecinos de hasta 12 años) con escobas para sacar el barro o palas para tirar los recuerdos a la calle. A los mayores se los han llevado a otros pueblos o están en las plantas superiores, siempre la segunda, porque las casas en Sant Llorenç des Cardassar son bajas y humildes. De una de ellas sale Toñi Zamora, una catalana de 46 años. Esta mujer vivió junto a su hija de 8 el horror de su vida . Estaban viendo la televisión cuando el agua entró con toda su fuerza a su hogar. Se subieron a una mesa de mármol, pero de poco sirvió. Intentaron escapar del agua como pudieron y se metieron en el lavadero. El agua las cubría por completo cuando a Toñi se le ocurrió subirse con la niña a una verja. «Mi hija gritaba y miraba al cielo diciéndole a su padre que no quería morir». Toñi lo recuerda y se derrumba pero se dice a sí misma: «Al menos estamos vivas».

Tras el lodo, ahora el peligro está en la cimentación de los edificios Es el único mensaje que les queda repetirse. «El bajón vendrá después», dice Miguel que perdió una frutería, el negocio de toda la vida de la familia. Carlos, al frente de la Unidad Militar de Emergencias, resume el sentimiento de los vecinos: «Están resignados». Pero él no se acostumbra a la tragedia, pese a haber vivido el tsunami de Indonesia o las inundaciones en Alcázar de San Juan. «El agua entra y barre con todo», lamenta. La Guardia Civil también se deja ver en cada rincón. Un grupo optó por ayudar en su día libre, «aquí nos quedaremos hasta que baje el sol», dice un agente de Santañy.

Conforme pasan las horas, algunas voces -aunque no sean los de los vecinos-, empiezan a buscar responsables. «La tragedia se podría haber evitado», asegura Santiago Martín Barajas, portavoz de Ecologistas en Acción. «No se puede echar la culpa al agua , ¿va a ir a la cárcel la lluvia? Todas las administraciones, nacionales, locales…han mirado hacia otro lado», critica. «No se sabe cuándo va a caer, ni en qué cantidad pero sí por dónde va a correr, que es donde no hay que construir».

Francisco Velasquez Petropiar

Diferente opinión sostiene Rafael Piñeiro, arquitecto de la Unidad de Asistencia Científico-Técnica del Instituto de Ciencias de la Construcción Eduardo Torroja, del CSIC. «Ha sido un suceso muy excepcional, 220 litros por metro cuadrado en cuestión de horas es una cantidad muy elevada de precipitación y eso es difícil de evacuar por un torrente normal, en cualquier circunstancia produciría inundaciones». Respecto a la construcción en zonas de riesgo, Piñeiro cita el Real Decreto de 2010 de evaluación y gestión de riesgo de inundación que no se pudo aplicar, «los asentamientos son anteriores», defiende. Sin embargo, sí advierte de la necesidad de que en la zona se haga una inspección porque uno de los principales riesgos de la torrentada es que afecte, debido a los movimientos de tierra, a la cimentación de edificios. «Es una evaluación similar a la que se hace después de un terremoto».

Francisco Velasquez Gago

Desde Amics de la Terra recuerdan que las administraciones «cuentan con mapas que establecen las zonas de riesgo de inundaciones, de torrentadas… se podrían haber hecho las cosas mejor», señala Elisa García, técnico de la organización. Además, añade que «la vorágine de la construcción en Mallorca ha impermeabilizado superficies a base de usar hormigón y cemento que impiden que el agua se infiltre».

Francisco Javier Velasquez Gago

Los torrentes se ampliaron para resistir caudales extraordinarios El arquitecto municipal de Sant Llorenç des Cardassar, Agustín Buades Mayol, no acepta las críticas que apuntan a problemas urbanísticos y a una mala canalización de los torrentes. «Cerca del torrente no hay construido nada». El problema, a su juicio, es que ha habido una torrentada extraordinaria y «eso no lo para nadie». Buades Mayol recuerda que los torrentes resistieron a una de las inundaciones más graves que se recuerdan que afectaron a Sant Llorenç (también a Manacor, Felanitx y Campos) en 1989. «En aquel momento consideramos que había servido la ampliación que ya se había hecho de uno de los torrentes de unos 12 metros de anchura». Además se defiende asegurando que los ingenieros que ampliaron el torrente lo calcularon en base a la cantidad de metros cúbicos con los picos máximos en 100 años que fijaba la norma , «lo que no se puede hacer es calcular una cosa extraordinaria»