Internacionales

Papa Francisco clausura la Jornada Mundial de la Juventud en Polonia

El Papa anunció que la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) se celebrará por quinta vez en su historia en el continente americano: Panamá

El papa Francisco exhortó este domingo a los jóvenes de todo el mundo a que conviertan el Evangelio en el “navegador” de sus vidas, en referencia al programa para utilizar internet, y que la oración sea su primer “chat” del día.

El líder religioso empleó ese original lenguaje informático en la homilía de clausura de la Jornada Mundial de la Juventud Católica que se celebra en Polonia. A la misa asistieron dos millones y medio de personas, congregadas en el inmenso campo de Brzegi, a las afueras de Cracovia, según cifras de la organización.

El Papa anunció que la próxima Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) se celebrará por quinta vez en su historia en el continente americano. Panamá es el país elegido para el evento que tendrá lugar en 2019.

El Sumo Pontífice llegó al inmenso Campo de la Misericordia, a unos 12 kilómetros de Cracovia, a bordo de un papamóvil blanco, donde fue ovacionado y aplaudido por una masa entusiasta de jóvenes de todas las nacionalidades, acampados para compartir y meditar sobre fraternidad y fe.

Francisco recomendó a los jóvenes que rechacen la tristeza, “un virus que infecta y paraliza todo, que cierra cualquier puerta, que impide que la vida se reavive, que recomience”. Con el mismo tono, pidió que empleen “la conexión más estable, la de un corazón que ve y transmite el bien sin cansarse”, que además es “gratuita”, agregó.

En la espectacular explanada bautizada como Campo de la Misericordia, y frente a los millones de jóvenes que pasaron toda la noche allí, Francisco les animó a defender “una nueva Humanidad”. Pidió también a la multitud presente que crean en un “nuevo mundo sin odios o fronteras como barreras”.

Francisco utilizó un lenguaje coloquial, en ocasiones con chistes y repleto de guiños a las nuevas formas de comunicación y estilo de vida de la llamada generación Millennials (nacidos entre 1980 y 2000), para que su mensaje llegase mejor al público presente.

“¡Tú eres importante! Y Dios cuenta contigo por lo que eres, no por lo que tienes: ante él, nada vale la ropa que llevas o el teléfono móvil que utilizas; no le importa si vas a la moda, le importas tú. A sus ojos, vales, y lo que vales no tiene precio”, les animó.

Fuente/AFP-EFE Fotos/EFE